Apunta't al Club Lector

dilluns, 12 d’agost de 2019

El príncipe Serafín: rompiendo estereotipos desde la innovación y la coeducación

Onada Edicions continúa con su vocación de editar libros que eduquen en valores de respeto y convivencia

Alícia Coscollano Masip

Siguiendo con la filosofía editorial de Onada, el nuevo álbum ilustrado titulado El príncipe Serafín se suma a la colección ‘Imagina’. Un cuento que traslada, más que un argumento en el que el protagonista busca ser aceptado y comprendido, una total normalización en una sociedad en la que los estereotipos clásicos han naufragado hace tiempo. La figura principal que representa un príncipe de larga cabellera realiza, por lo tanto, un salto cualitativo en los estereotipos de género, por lo que este punto ya hubiera debido ser digerido por la sociedad. Así, el príncipe ni siquiera entra en conflicto, sino que asume plenamente esta diferencia. Pero, además, este cuento también liquida el papel destinado a las princesas del cuento tradicional, siempre a la espera de encontrar un príncipe por mandato que las ayude a dirigir su vida. El resultado es una historia magnífica firmada por Raquel Díez Real que rebosa sensibilidad reivindicativa y que llena de oxígeno el clásico argumento. La historia está acompañada por las deliciosas ilustraciones de Mónica Carretero


En El príncipe Serafín, el protagonista, es un príncipe que inicia una búsqueda para encontrar a la persona ideal para casarse, pero se salta los cánones con total naturalidad. Y, además, no pide permiso.

El príncipe Serafín representa la búsqueda de la libertad. En un principio, nuestro protagonista intenta seguir la tradición que el mundo de los cuentos de hadas tradicionales le han ido enseñando. Piensa que ha de casarse porque eso es lo normativo, lo que todos los príncipes hacen. De ahí, su obsesión con el matrimonio, pues cree que está en ese momento de su vida en que “debe” hacerlo; pero a medida que se desarrolla la historia, él irá descubriendo que su felicidad no tiene por qué depender de un vínculo amoroso.

La historia está enfocada a un público infantil. ¿Creéis que es un segmento de edad que va por delante del resto de la sociedad, y mucho más, además, de lo que pensamos los adultos?

Si tuviéramos que definir conceptualmente la orientación sexual del príncipe, desde las nomenclaturas de la sexología diríamos que nuestro príncipe podría ser cisexual y/o pansexual. Serafín busca pretendientes y pretendientas, no rechaza a priori a ninguna persona por su condición sexual, ni étnica.. Esta premisa apenas se destaca a nivel explícito porque la historia se está narrando con tal naturalidad, que normaliza esta idea. Que el público que lea la historia la reciba con naturalidad, es lo que nos da la clave del avance social con respeto a la tolerancia a la diversidad en este sentido. Por supuesto habrá sociedades que no asimilen aún esta realidad, y les chirríe o no le encaje con la cultura dominante. Pero creo que el tema más clave sobre el que hay que reflexionar, es en la búsqueda de esa felicidad, que se puede encontrar en la libertad del ser de cada cual, y no en lo que le dicta una sociedad o una cultura.

La historia está diseñada para trabajar la educación emocional a través de las emociones que Serafín experimenta en sus interacciones con los diferentes personajes. Será una oportunidad para el abordaje de la regulación emocional, de aprender a decir NO desde la asertividad, de la gestión del enfado... Y además no considero que la historia se limite a un público infantil; pienso que el público adulto también lo va a disfrutar porque es una historia con tanto trasfondo reflexivo y tan divertida que estoy segura que va sacar más de unas risas, por lo menos la diversión está asegurada.

El cuento trasciende el estereotipo de un modelo de género concreto

Sí, el cuento rompe con todos los estereotipos de género tanto a nivel físico como psicológico. Serafín está representando un nuevo modelo de masculinidad: no es el prototipo de un héroe valiente y fuerte, sino que es sensible, delicado y que de hecho, no rescata sino que es rescatado por una mujer, todo lo contrario de lo que sucede en los cuentos tradicionales. Todos los personajes transmiten estos principios independientes de actitudes sexistas: hay un pretendiente brujo, que está obsesionado con la limpieza, una giganta que rompe totalmente el estereotipo femenino tradicional, una vampira que le pide al príncipe que le cocine, un sireno que le ofrece un matrimonio de conveniencia… Se le da la vuelta a todos los estereotipos de personajes de los cuentos tradicionales.

El concepto estereotipado de la princesa que busca príncipe también pasa revisión, su ITV...

En nuestra historia el príncipe no rescata a la princesa… todo lo contrario. La pirata Renata, que es la que acaba rescatando al príncipe en una de sus aventuras… no tiene nada que ver con el estereotipo de los cuentos de hadas… Físicamente no es el canon de belleza tradicional. Renata es un modelo de mujer independiente y sin complejos, que tiene claro que no quiere casarse: Yo no me quiero casar ni contigo ni con nadie, pues soy libre como el viento ¡y más feliz que un pimiento!

A Serafín le encanta su personalidad y lo más importante es lo que aprende de ella: le ayuda a descubrir que la felicidad está dentro de sí mismo, cuando empieza a pensar en lo que siempre había querido hacer y nunca se había atrevido. Así, Serafín aprende a ser LIBRE escuchando a su corazón.


¿Por qué andas empeñado en encontrar un amor? 
Mejor báñate en el lago ¡yo te presto el flotador!.... 
Deja ya de lamentarte porque no puedas casarte, 
¿no tienes otra ilusión?¡Búscala en tu corazón! 

“El príncipe Serafín buscó en el baúl de los recuerdos y encontró unos zapatos de tacones relucientes. Se los calzó y empezó a taconear con todas sus fuerzas. Y mientras bailaba y bailaba, se sentía libre como una mariposa que volaba por el cielo azul...”

Hay un gran trabajo en la historia, tanto en el recorrido del argumento como en el hecho de plantear una historia con rimas que, la verdad, son muy divertidas.

Sí, la verdad que conlleva más trabajo textual, ya que los versos tienen una métrica muy cuadrada, pero me gusta mucho mezclar en mis textos la prosa con los versos, pues dotan de mucho ritmo a la historia. También me encanta que tengan ese punto humorístico porque además de resultar muy atractivo, es una fórmula muy buena para integrar esa naturalidad de la que hablaba en cuanto al abordaje de estas temáticas de igualdad.

El proyecto en su estética global, resulta muy atractivo. Las ilustraciones son fantásticas. ¿Cómo ha funcionado este trabajo conjunto? El resultado nos sitúa en una gran conexión entre la creadora del texto, el argumento, y la responsable de su parte gráfica.

Pues sí, desde el principio tenía propuesta a mi querida Mónica Carretero para este proyecto, porque encajaba para la creación de personajes en esta línea humorística. Este es nuestro segundo título juntas, porque desde que empezamos a trabajar, hemos conectado y nos integramos de tal forma que nuestros proyectos los visualizamos desde una misma idea conjunta. Para mí es muy importante esa conexión a la hora de ilustrar los mensajes que queremos transmitir, pues el resultado a la vista está que es maravilloso. De hecho detrás de este trabajo hay una cantidad de horas de charlas, de intercambio de puntos de vista, de ilusiones, que al final acabas creando un vínculo entre ambas partes muy gratificante.

Encontrar un lenguaje específico a un segmento concreto de edad con imágenes que potencien la historia es fundamental. ¿Cómo ha funcionado en vuestro caso? ¿Ha sido fácil encontrar las imágenes que debían acompañar la historia del Príncipe Serafín?

Realmente no ha sido tan complicado, porque en nuestras conversaciones, hablábamos mucho sobre la personalidad y caracterización de los personajes. Y yo creo que es la clave, la comunicación, cuando eres capaz de expresar cómo imaginas lo que escribes y logras comunicarlo, cuanto mejor consigas expresar el mensaje que quieres transmitir, más conexión encontramos. Y en nuestro caso ha sido muy fácil, porque las dos teníamos unos puntos de vista muy similares.


En los últimos años aparentemente existe una gran revitalización del álbum infantil ilustrado. ¿Hay una recuperación real del sector?

El álbum ilustrado es un tesoro para quien sepa descubrirlo. Yo pienso que es algo tan especial que quienes lo conocen, y se sumergen en el mundo de este formato, comprende el valor que tienen. Además el mundo ilustrado no tiene edades; los textos pueden abordar temáticas más infantiles o incluso filosóficas o más abstractas, con lo cual creo que el público del producto no solo debe ser dirigido a la edad infantil. Y en cuanto al funcionamiento del sector, creo que ahora hay muchas puertas que se están abriendo, incluso emerge con fuerza muchos autores y autoras que apuestan por la autoedición, y creo que puede impulsar el mundo del álbum ilustrado desde muchos enfoques diversos, puede enriquecerse en general. Creo que buscar la innovación también es muy recomendable y puede impulsar mucho al sector.

Este álbum ilustrado ha tenido una gran acogida como propuesta didáctica para el tratamiento de la igualdad.

Sí, quizás el hecho de ser maestra y valorar la perspectiva educativa me mueve a complementar mis obras con propuestas que puedan ayudar a la reflexión y a la construcción del pensamiento. En este libro también me ha influido el trabajo que llevo realizando durante varios años en la coordinación del Plan de Igualdad de los centros. Me siento muy implicada en contemplar fórmulas para trabajar la educación emocional en las aulas. De hecho he integrado este título dentro de un proyecto más extenso dirigido a centros educativos, llamado LETRAS COEDUCATIVAS que vengo desarrollando en las aulas para dar respuesta a esa necesidad de promover la inclusión y el tratamiento de las desigualdades sociales en materia coeducativa.

Y la verdad es que la propuesta ya ha sido implantada en varios centros, incluso antes de publicar el álbum. Se han realizado muchas actividades con el cuento, incluso hemos hecho una obra teatral El príncipe Serafín en algunos centros que nos ha maravillado.

¿Qué contenidos recoge la propuesta didáctica?

Se trabajan todos los aspectos que tienen que ver con los estereotipos de género, la tolerancia y respeto a la diversidad, la identidad personal, el autoconcepto… Todo ello enmarcado dentro de la Educación Emocional. A través de los diferentes personajes se abordan temáticas como las relaciones afectivas no dependientes, la asertividad o la gestión del enfado. En mi página web raqueldiezreal.com puede verse detallada toda la propuesta completa.

En qué punto está el proyecto de fomentar su teatralización con el Ayuntamiento de Jerez y el teatro Villamarta?

Fue una iniciativa enfocada desde la coordinación de actividades que el Ayuntamiento oferta a los centros educativos en materia de Igualdad. Como coordinadora de Igualdad presenté la propuesta de la obra teatral, y tras experimentar el proyecto el año pasado, y viendo los resultados tan positivos que tuvo, pues este año el teatro Villamarta, va a colaborar abriéndonos sus puertas para que pueda ser representado por el alumnado. He trabajo muchos proyectos a nivel intercentros y es muy estimulante romper las paredes del aula y salir a lo social.


¿Cómo entráis en contacto con Onada Edicions?

Conocí a la editorial hace justo un año en la Feria de Ilustración de Bolonia. Descubrí en esta editorial una filosofía que cuidaba al mínimo detalle la calidad y el valor del álbum ilustrado. Fui descubriendo una magia especial en sus libros y en los mensajes que transmitían. Esta editorial apostaba por temáticas creativas, innovadoras y sobre todo cuidaba los proyectos con tanto mimo, que me pareció un abrigo perfecto para El príncipe Serafín. La editorial Onada se interesó por el proyecto desde el principio, y así encontrarnos un lugar donde alojarnos Serafín, Mónica y yo. Estamos muy agradecidas a esta editorial por el trato que nos ha dado, y como ha cuidado cada detalle de nuestro trabajo.

¿Qué valoración hacéis de la publicación del álbum infantil ilustrado y su repercusión?

Estoy muy contenta con la acogida que ha tenido el libro, tanto en las librerías como en los centros educativos, pues está brindando la posibilidad de contemplar fantásticos proyectos teatrales y didácticos. En feria de ilustración de Bolonia, estuvieron representantes de la asociación Asociación Nacional de Investigación en la LIJ (ANILIJ) que se interesaron por la obra, y me comunicaron a la semana siguiente que habían considerado el libro en una selección de casi cien obras relacionadas con la Igualdad, para enfocarlo en un proyecto europeo sobre esta temática...

Por otro lado, estamos en plena vorágine de ferias del libro e imagino que estaréis preparando diferentes presentaciones.

El libro está teniendo muy buen acogimiento, y gran interés por parte de las librerías y centros educativos. Se han realizado presentaciones y talleres en colegios que se han interesado y lo seguiremos promocionando en las ferias del libro de las provincias de Cádiz, Sevilla, Valencia y Madrid entre otras.

La dedicatoria resulta catártica

“A la censura, a los protocolos, al prejuicio, al conformismo, a la opresión, a los tabús, al convencionalismo, a la exclusión...

Que nada te impida enseñar las tripas de tu ser LIBRE”.

¿Por qué escribiste El príncipe Serafín?

Por rebeldía. Lo he dedicado a la censura en la LIJ, y a la lucha POR LA IGUALDAD. Para mí también ha significado una liberación como autora, una reivindicación al sentimiento de libertad en la creación literaria. Aún en el siglo en el que estamos, la libertad de expresión literaria está muy enmascarada bajo los disfraces de una tolerancia hipócrita.

Al fin el príncipe Serafín ha podido salir del baúl donde tanto tiempo estuvo encerrado por el candado de los protocolos y de la censura en la LIJ…

Doy las gracias a Onada Edicions por confiar en este proyecto desde el principio. A veces las aparentes pequeñas editoriales demuestran toda su grandeza por su valentía y honestidad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada