dimecres, 4 de setembre de 2013

"José Vicente Borràs fue un hombre valiente". Entrevista a Ángel Rodríguez de Mier

Reproduïm l'entrevista que Sussanna Anglés Querol, de La Libreria de Cazarabet (a la població del Mas de les Mates, al Baix Aragó) ha fet al benicarlando Ángel Rodríguez de Mier, al voltant de la seua obra "José Vicente Borrás. Memorias de un maestro republicano".

En aquest enllaç podeu llegir l'article de Sussanna Anglés sobre la figura de José Vicente Borrás.

Ángel ¿por qué un libro sobre un maestro de la II República? ¿Qué te llevó a ello?
Pues mira me llevó a ello la relatísima casualidad de conocer al hijo que un buen día se acercó a mí a facilitarme los papeles que su padre cuando estuvo condenado a muerte en la cárcel de Castellón a principios de los años de los años 40. Aquellos papeles me impresion
aron grandemente y pensé que valía la pena el publicarlo....

Bueno, la siguiente pregunta es más que evidente: ¿por qué te acercas a José Vicente Borrás, un maestro de Càlig? ¿Qué te atrajo de esta persona, de este maestro?
Me atrae, sobre todo la honradez ideológica y la honestidad intelectual...

¿Cuánto tiempo te llevó este trabajo de investigación? ¿Recogistes testimonios orales para la realización del trabajo?
Bueno es que en realidad de investigación tuve que investigar poco porque lo más importante del libro ya lo había dejado escrito el maestro Borràs, pero sí que me dediqué a viajar mucho por los lugares en los que estuvo este hombre en su largo “vía crucis”, conocer a personas que lo habían tratado... podíamos decir que, aproximadamente, un año y medio...

¿Cómo fue la aportación de otros testimonios, las conversaciones....?
El primer destino que tuvo este hombre, como maestro, fue un pueblecito de Galicia, pero al proclamarse la República, la II República en 1931, es trasladado a Vilafranca del Cid... y es ahí donde en el verano de 2011, acompañado precisamente por su hijo José Borràs estuvimos en el Hogar del Jubilado y empecé a preguntar y rápidamente todos los abuelos que estaban haciendo su partida de cartas y muchos de ellos habían sido testigos de cómo las fuerzas de la derechona lo maltrataron, lo pegaron el día que llegó trasladado... el periplo fue muy largo de la cárcel de Benicarló a la cárcel de Vilafranca del Cid... allí, tanto él como su mujer fueron maltratados y estos hombres que, entonces, eran niños fueron testigos de ello. De los testigos orales. Lo más impresionante, lo más gratificante, también desde el punto de vista histórico porque no es tan solo la historia escrita en los papeles por el maestro Borràs sino que es la historia que reconocen como cierta una serie de hombres que todavía viven...

Cuéntanos. ¿cuáles fueron los principales escollos?
Lo que he hecho es, sobre los escritos del maestro Borràs, hacer una adaptación en primera persona. He intentado ponerme en la piel del maestro y, aprovechando todos sus escritos escribir una adaptación, vamos a decir un poco novelesca donde no se cuenta ninguna cosa imaginaria. Todo lo que se cuenta es verdad. Entonces los principales escollos los he tenido, desde un punto de vista de rigor, a la hora de ubicar determinados paisajes urbanos, por ejemplo de Benicarló... no se sabía dónde estaba la cárcel... primero estuvo en lo que ahora es el Colegio La Salle... estuvo hasta que empezó el curso y desde allí se trasladó a la calle Cabanes en donde está el convento de las monjas de clausura... todo esto fue un poco difícil porque había muchas interpretaciones discrepantes entre sí.

¿Se empezaron a disolver los sueños que estuvo forjando éste maestro de la República a partir del 17 y 18 de julio del 36?
Vamos a ver, precisamente el 19 de julio, el maestro Borràs con su esposa y sus hijos llegaron a Càlig para pasar las vacaciones del verano y cuando baja del autobús el cartero de aquel momento en el pueblo, ya le advierte, dice: “Borràs ayer en el norte de África un general (que era el general Franco) se sublevó contra la II República" y él ya pronostica, ya se da cuenta que aquello va a suponer ríos de sangre y ya empieza un largo calvario... y aunque él vaticina lo que va a ocurrir, sus ideales de justicia, en ningún momento, se desvanecen... sino todo lo contrario, se fortalecen. En el mismo Càlig se enfrenta a miembros exaltados de CNT-FAI que pretendieron instalar el comunismo libertario en Càlig, eliminar la moneda, quedarse con los medios de producción de los labradores... y este hombre, en la plaza del Ayuntamiento, se enfrenta con ellos, lo que le acarreó, también, peligrosas consecuencias… un hombre valiente para hacer siempre honor a la verdad…

Foto larodalia.es
Pero la represión más recalcitrante y desgraciada la empezó a sufrir pasada la guerra, cuéntanos…
Sí, mira, cuando una parte del pueblo español en 1939 proclama que ha llegado la paz curiosamente, para él y para otros muchos maestros españoles sin mancharse las manos de sangre por la libertad y por la democracia, para ellos empieza empieza el verdadero “vía crucis” y este es el caso del maestro Borràs. O sea, el maestro Borràs, una vez terminada la guerra llega otra vez a Càlig, con su padre y allí está la Guardia Civil que lo detienen y lo llevan a la cárcel y de allí a Vilafranca del Cid; luego lo metieron a la cárcel de Benicarló, consejo de guerra donde lo condenan a muerte. Después lo trasladan a la cárcel de Castellón, otro consejo de guerra, y vuelven a condenarlo a muerte y empieza a cumplir sus años de prisión esperando que, en cualquier momento, de madrugada lo saquen de la celda para fusilarlo… afortunadamente un día le llega el indulto de Franco… él logró eludir la pena de muerte, pero le pusieron 30 años de trabajos forzados y poco a poco, como creo que no los podían ni mantener… van concediendo indultos. 
Él al cabo de pocos años salió de la cárcel, pero no le deja la represión porque no le dejaron ejercer aquello que más amaba que era el magisterio, no le dejaron dar clases… intentó dar una serie de clases en casa, lo que se llama repaso, pero allí se personó la Guardia Civil y echó a todo el mundo fuera… y entonces tuvo que hacer de todo: desde fotógrafo ambulante, contable en una almazara de Càlig, peón en las obras de caminos, etc… Hasta muchísimos años más tarde que se reintegra al magisterio cuando solamente le quedan dos o tres años para jubilarse.

Te sientes como un escritor que ha aportado su granito de arena a la recuperación de la MH
Bueno, vamos a ver sobre este tema se ha escrito mucho. Plumas y cerebros mucho más privilegiados que el mío con mucho más poderío, desde el punto de vista intelectual, yo más que nada sí que aporto mi granito de arena en la Recuperación de la Memoria Histórica en lo que a nuestra comarca se refiere.. que, por supuesto, lo mismo pueden escribir los de la otra parte… que no tengo nada en contra, porque aquí parece que si escribes un libro, repleto de verdades, que hicieron “los unos” esto ya presuponga que “los otros” no hicieron ningún daño y ya ha habido otros que se han ocupado de decirlo y de escribirlo durante muchos años… porque ya te lo he dicho, al principio a mí me sabía mal que lo papeles escritos por el maestro Borràs, excelentemente escritos, fueran esos papeles los que les pasó a escondidas a sus hijos en una de se sus visitas a la cárcel de Castellón, cuando estaba condenado a muerte… se perdieran… y José Borrás hijo ha tardado de 60 a 70 años en sacarlos a la luz llevándomelos a mí porque consideró que, como redactor del semanario EL DISSABTE, podía hacer algo… al proncipio, yo pensé que podía publicarlo por capítulos en El Dissabte, pero luego cuando empecé a empaparme de estos papeles pensé que aquello merecía ser publicado y recogido en un libro… un libro magníficamente editado por ONADA Edicions.

Sabemos que eres una persona que se siente cercana a Manuel Azaña; si no me equivoco has llegado a interpretarlo en la adaptación teatral de su “Velada en Benicarló”, dirigida, en teatro, por Josi Ganzenmüller… ¿Es por esa cercanía a este personaje tan importante que pones esa cita al comienzo del libro?
Sí, claro esto te iba a decir, al principio del libro ya escribo una cita de uno de los discursos brillantes de Azaña que describe muy bien el espíritu del maestro Borràs y es lo que hace que yo admire a ambos personajes… se trata de una cita de un discurso creo que pronunciado en las Cortes: “Cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones… si alguna vez sienten que les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción que piensen con los muertos y que escuchen su lección: la de esos hombres que ha caído embravecidos en los campos de batalla… y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, piedad y perdón”. Sí, son estas tres palabras: Paz, piedad y perdón que creo que, en un momento dado, pronuncia Azaña como entonando un “mea culpa” la que entona la parte intelectual de la izquierda la que se dio cuenta que no valían la pena aquellos sacrificios, aquellas muertes y a mí esto me impresionó mucho… sí, por eso quise poner esta cita al principio, porque el espíritu del maestro Borràs también era éste el de paz, piedad y perdón… cosa que no tuvieron con él.

Ángel, ¿qué crees, después de haber realizado esta incursión en la vida de un maestro republicano, que significaba ser un maestro de escuela en aquellos tiempos? Recuerda que este colectivo fue de los más castigados por el bando de los militares que se alzaron contra la II República.
Efectivamente fue uno de los colectivos más reprimidos y más castigados por parte del franquismo porque, claro, hay que tener en cuenta que los maestros eran las personas que tenían una cultura reconocida y se les acusaba que ellos podían influir con sus ideologías sobre los más jóvenes y esto preocupaba mucho al fascismo… por eso ellos fueron muy reprimidos. Mira, ahora, hace poco Pilar Rahola, célebre periodista y escritora, ha publicado un libro en catalán, precioso, que se llama: EL CARRER DE L´EMBUT que es precisamente un homenaje a los maestros de la República… es un sentimiento que late en los corazones de muchos españoles… homenajes de estos a los maestros de la República se ha hecho cada vez más y ahí queda éste para que se sepa qué pasó en este país…

¿Nos puedes adelantar en qué estás trabajando en la actualidad?
Después de este libro publicado en el año 2011, finales del 2011, publiqué en el 2012 un libro más extenso y más intenso, editado también por Onada, fantástica la calidad con la que trabaja esta editorial, sobre la figura de Salvador Fontcuberta que dio trabajo a miles de personas durante muchos años… actualmente estoy trabajando con biografías cortas de personajes populares y que ya no están entre nosotros… que forman parte del paisaje urbano de Benicarló… personajes urbanos desde un marinero hasta un labrador, procurar que su memoria no se pierda porque es una pena que ésta se pierda

Por último, Ángel, ¿cómo crees, después de haber estudiado la figura del maestro Borràs, que reaccionaría hoy en día ante este desbarajuste en que se encuentra sumergida la escuela pública?
No se cansaría ahora de pedirnos: “seny, seny, seny… aneu en compte en lo que aneu a fer…”. Yo creo que él no estaría en absoluto de acuerdo con algunas de las directrices en la enseñanza, pero como siempre lo haría de forma civilizada… siempre con el diálogo. Intentando convencer, no vencer…

Cap comentari:

Publica un comentari